viernes, 19 de enero de 2007

No hay nada como llevar música compartida en la cabeza


El motivo de este fenómeno es completamente inexplicable. Somos seres humanos, y por ese mero hecho, tenemos que lidiar con ello. Sí, se me pegó "el tema del verano" (como a muchos otros). Soy víctima de cada "hit" pegadizo que suena en radios, boliches, el colectivo, las estaciones de subte, el dirigible de la Serenísima y termina atrapado en mi abultado reproductor de mp3 del tamaño de un teléfono celular, torturándome una y otra vez camino al trabajo, y de vuelta camino a mi casa.
El problema se manifiesta una vez que la música cesa en el reproductor, la radio o lo que sea, pero persiste en la cabeza a modo de eco bien definido. Efectivamente, se pegó el tema.
Cada vez que se me dirigen a mi anteponiendo la frase "Escuchá esto" a un link de youtube, sé que soné. Hace 2 días un amigo me dijo de ver este video, y luego de un par de horas, mientras hacía uso de los servicios sanitarios de mi oficina (es decir, mientras hacía pis en el baño) me di cuenta de que estaba tarareando el Canon de Pachelbel (una de las primeras piezas musicales más penetrantes de la historia) por quincuagésima segunda vez.
Quizás pase porque la base es siempre la misma, como uno y otro tema de t.a.t.u. O quizás pase porque es un temazo, una obra de arte, que por más de que sea un poquito repetitiva, uno no puede dejar de admirar. Por algo hicieron 23598 versiones del mismo tema, no? (ésta, por ejemplo... Y como dijo el señor Rob Paravonian, parte de este tema).
Sin embargo, algo puede rescatarse de todo esto, y es cruzarse con alguien más que esté tarareando esa misma canción que se te grabó en piedra en tu cerebro. La conversación es breve: "A vos también se te pego?!?!", seguido de risas de ambas partes. Y muy probablemente, ambos se van a poner a cantar juntos por unos minutos. Sin duda alguna, no hay nada como llevar música compartida en la cabeza!

3 comentarios incomparables:

Luciano dijo...

Odio el pedorro tema del verano.

Pero amo el Canon de Pachelbel, y me alegró escucharlo en Evangelion y en la apertura de "ChaChaCha, la Parrilla del Xeñor".

Así que sí, llevo música compartida, en la cabeza y el corazón.

Suertes.

Jes dijo...

Es inevitable, no hay persona en el país que no se haya encontrado en algún momento de algún día de las últimas semanas cantando "clavo que te clavo la sombrilla". No le creo al que me diga que no se le pego.
Sí, es insoportable, odio el tema del verano pero no somos de cartón (?)

Luciano dijo...

A mí no se me pegó.
Y sí, soy increíble :D