lunes, 5 de febrero de 2007

No hay nada como los ingeniosos juegos de ingenio

El lugar: Ciudad de Buenos Aires.
El momento: Lunes, 21 hs.
El medio: Subte A (Plaza de Mayo - Primera Junta).
El destino: Estación Acoyte.
Estado del servicio: Hasta las manos.

La verdad que no había mucho que hacer. Tenía 20 minutos de viaje, y las condiciones que se plantearon en ese momento me llevaron a vivir la emocionante y desopilante experiencia de disfrutar un juego de ingenio. A continuación, las instrucciones:

1) Te tenés que bajar dentro de 5 estaciones.
2) Estás sentado frente a 2 pasajeros más, en uno de esos asientos donde 2 se enfrentan con otros 2.
3) Y te están mirando.
4) Porque están aburridos.
5) Se te ocurre escuchar algo de música.
6) El reproductor de MP3, la radio, walkman, discman, o Winco está en la mochila.
7) Así que sacalo.
8) Los auriculares también están en la mochila.
9) Intentá ponerte los auriculares.
10) Aha...! Empezó el juego!

Fig. 1 - All your knots are belong to us. Ahora arreglate!

Es inevitable. No hay forma de escapar del archi-conocido nudo de los auriculares. Según el genial dibujante Liniers, una convincente teoría da una perfecta explicación de este fenómeno.

Fig. 2 - Claro, eso lo explica todo!


La verdad, ya no me preocupa. No me pone nervioso. No me desilusiona el hecho de haber guardado meticulosamente los auriculares en mi mochila, pensando que no se iba a hacer ese nudo, por más de que luego se haga solito y con toda la furia. No señor, no me causa ira o rencor. Me causa gracia. Y por eso, hoy, mientras ejecutaba el paso 10 del instructivo, comencé a reirme solo durante un largo rato. 3 cosas pude observar en ese momento:

1) Los 2 pasajeros que tenía frente a mí, me seguían mirando.
2) Pero no se reían.
3) Y hablando de reir... Ahí pasa Río de Janeiro (la estação)
4) En la próxima me bajo!
5) Y no escuché nada de música.

Eso mismo, no escuché nada de música! Pero no me importa. No hay nada como disfrutar de un ingenioso juego de ingenio en Buenos Aires, un lunes a las 21 hs, en el subte A -que va de Plaza de Mayo hasta Primera Junta-, con destino a la estación Acoyte, cuando está hasta las manos.

3 comentarios incomparables:

Jes dijo...

Liniers marca un antes y un después en nuestras vidas: después de leer ese chiste ya no nos enojaremos cuando encontremos el cable anudado. La cagada es que si uno realmente quiere escuchar música pierde más tiempo en desatar el nudo que en subir o bajar del subte lleno... mejor no viajar en subte.

Luciano dijo...

Yo no sé cómo no viajar en subte, ni cómo no enredar el cable de los auriculares. Así que de todo, prefiero no escuchar música :P De todas maneras, el juego me parece incomparable.

Meru dijo...

Hola, vengo a estar de acuerdo con Jes!
A mi me pasó con una tira de Liniers en el que dos personas se cruzaban en la vereda, intentan esquivarse, no lo logran, y terminan bailando "el vals de la vereda"
Sublime.
Lo leí hace meses, y todavía me río cada vez que me pasa.

A mi no se me enredan los auriculares.
Posta, de verdad que no.
Los enrosco en el mp3, y .. bueno, cuando los saco están.. tal como los dejé.

Y sip, soy rara :P



Saludos!